Por qué los hombres se casan con las cabronas – Principio 8 & 9